PUNTO DE VISTA — “Los Pelones” y la violencia

5 min read

 955 vistas

*

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio

Es ya una práctica común de las autoridades de Veracruz: desafiar a la justicia federal e incurrir, de manera flagrante, en desacato. *** Así lo demuestra la decisión del gobernador Cuitláhuac García de hacer caso omiso a la orden judicial para que sea desalojado el predio conocido como Sierra Alta o Jinicuil Manso en Coatepec con el uso de la fuerza pública. *** Frente a la omisión del gobierno estatal, los legítimos dueños del predio interpusieron un juicio de amparo en el que señalan como responsable de esta irregularidad al mandatario estatal. *** En el juicio 924/2022 que llegó al Juzgado Primero de Distrito, se señala al gobernador por negarse a desalojar a los invasores del predio, pertenecientes a la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC). *** El terreno está invadido desde el 2019, y los dueños Ari Sebastián Brickman, Zara Ashley Snapp Hartman y José Luis Carrión Van Rijn, han obtenido sentencias favorables de la justicia federal, que ordenó que el sitio fuera desalojado por los invasores, sin embargo, casi cuatro años después, eso no ha sucedido. *** El desacato de una orden judicial implica, para los servidores públicos, además del cese inmediato de su cargo, inhabilitación y cárcel.

* * *

En este mismo espacio se advirtió acerca de la crisis de seguridad que se vivía en el norte de la entidad.

En la primera semana del presente año aquí mismo se publicó:

“El pacto empezó a romperse a partir de las elecciones del 2021. Otro grupo delictivo de la zona, conocido como “Los Pelones”, pasó de ser grupo de choque de grupos políticos, a participante activo en el proceso electoral. En las elecciones intermedias, sin embargo, los candidatos de “Los Pelones” fueron derrotados, y en busca de alternativas para mantener o mejorar sus ingresos económicos, decidieron asumir un papel más protagónico en las actividades ilegales de la región, lo que provocó que desde la sierra se hiciera un llamado a las autoridades de Veracruz para que respetaran el acuerdo, o ‘habría consecuencias’”.

Fernando Pérez Vega, alias “El Pino”, quien fue asesinado este domingo cuando se movía en un taxi de la conurbación Veracruz-Boca del Río, era hermano de Riveriano Pérez vega, alias “El Pelón”, mote que le dio nombre a la banda que ellos integraron.

Fernando Pérez participó como candidato del partido pro-morenista “Fuerza por México”, a la presidencia municipal de Coxquihui, pero fue derrotado.

Entre las versiones que han surgido del ataque registrado el pasado domingo cerca de Veracruz, la que más parece acercarse a la realidad, es que “El Pino”, en efecto, viajaba con su familia en la camioneta Ford Lobo. Lo acompañaban el maestro bilingüe Carlos Jiménez Olmedo -quien conducía el vehículo- y miembros de la familia de “El Pino”.

Al parecer se percataron de que los seguían, y para evitar que atacaran a los integrantes de la camioneta, Fernando Pérez se bajó de ella y abordó un taxi. Los sicarios les dieron alcance a los dos vehículos y dispararon múltiples ráfagas de metralleta, sin importarles si con ello herían o mataban a otras personas.

Es una guerra inhumana, descarnada, provocada por negociaciones fallidas del gobierno estatal. Nuestras autoridades le habían entregado la plaza de Poza rica y sus alrededores a un grupo delictivo, pero permitieron que “Los Pelones”, aliados de la 4T, invadieran ese territorio. Ahí están las consecuencias.

Como se apuntó aquí mismo el pasado lunes, la policía estatal y las fuerzas armadas se dedican a contar los muertos.

Reportes del Secretariado Ejecutivo del Consejo Nacional de Seguridad Pública apuntan que, en las tres primeras semanas del año, en el estado de Veracruz se han registrado 68 homicidios dolosos. Es decir: un promedio de tres crímenes por día. De mantenerse ese ritmo, al final del año Veracruz andaría arañando los mil cien homicidios dolosos.

Este domingo fue el segundo más violento del año, por el número de personas asesinadas. El primero de enero fue más violento, con 13 víctimas de homicidio.

Al referirse a la masacre ocurrida el domingo, el gobernador -como ya se esperaba- habló de que “no habrá impunidad” y sugirió que las víctimas eran responsables de ese fatal destino, porque se trató de un “ajuste de cuentas” entre grupos criminales.

Ya sabemos que eso de “combatir la impunidad” se aplica buscando chivos expiatorios, deteniendo al primer iluso que se les atraviese. La guerra entre bandas acaso podría ser la explicación para la muerte de “El Pino”, pero… ¿y los niños?

* * *

Epílogo

Frente a la estridencia de la masacre ocurrida en Las Bajadas, Veracruz, pocos pusieron atención a otro crimen ocurrido el mismo domingo, aunque ya por la noche. *** Varios sujetos atacaron y dieron muerte a balazos al exsíndico de Moloacán, Pedro Emmanuel Aguirre Flores, alias “El Gringo”. *** La víctima convivía con algunos amigos, en Moloacán, y cuando caminaba por la calle principal se presentó una discusión en la que tras intervenir en apoyo de uno de sus amigos fue atacado a balazos; recibió al menos 3 impactos. *** Pedro Emmanuel fue llevado al hospital de Pemex de Nanchital, sin embargo perdió la, vida. *** Y la tarde de este lunes se registró asalto en el centro de Perote. Dos sujetos que viajaban en una motocicleta balearon y despojaron de una fuerte suma de dinero a una persona que acababa de salir de un banco. *** Los hechos se registraron en la avenida Humboldt; la víctima cuando caminaba por la banqueta cuando fue sorprendido por dos sujetos que viajaba en una motocicleta. El lesionado dijo que fue despojado de 250 mil pesos. *** El dirigente estatal del PAN, Federico Salomón Molina, criticó al ambiente de inseguridad que se vive en la entidad. *** “Es una descomposición total, no solamente (la) que se vive quizás en el Puerto de Veracruz, se vive en todo el Estado. Veamos las cifras de lo que tanto criticaron supuestamente de los gobiernos de Peña y de Felipe Calderón que fueron más de 100 mil muertos. Ahorita, si vemos las cifras, desafortunadamente es muy lamentable lo que está sucediendo a nivel país y ya ni digamos aquí en Veracruz”. *** Cuestionó, además, las cifras alegres del gobierno estatal: “Eso de decir ‘llevamos 30 días sin secuestro’ es totalmente falso, que salgan a las calles, pero sin guardias. Es muy bonito viajar con cuatro Suburbans, con cuatro patrullas, ¿pues quién te va a hacer algo?, pues nadie”.

filivargas@gmail.com

Comparte en redes sociales: