Scripta Manent – Itzel… Con Acover

4 min read

 1,101 vistas

Luis E. Domínguez

  • Sin colores, porque no acostumbra “comprar” uniformes, pero conciente de que el Partido es importante pues al final será el sujeto a tachar en la boleta, la abogada Itzel Jurado Ortiz desayunó este martes con comunicadores y periodistas, aquellos que representa el experimentado Pepe Valencia, agrupados en Acover.

La candidata a presidente municipal por el Partido Redes Sociales Progresistas, llegó puntual a la cita y acompañada de mujeres. Todas tomaron la palabra para tratar de legitimar no solo la aspiración de gobernar Xalapa, sino también justificar su inclusión en el ejercicio democrático más importante de las últimas décadas.

Itzel y sus colegas dedicaron tiempo a describir y dejar claro sus perfiles, sus aportaciones a la sociedad y a la profesión de abogados. Sin duda, el reconocimiento a su trabajo en el área de la justicia está bien cimentado y merece una recomendación.

Orgullosa de sus logros profesionales, dedicó tiempo a compartirlos. A pregunta expresa, nos informó por ejemplo que el despacho de la ahora candidata representó en el pasado inmediato a periodistas que no lograban convenios de publicidad con alguna autoridad, y cuando comentó que el resultado fue la inclusión de esos medios en la nómina de difusión de aquel gobierno… entusiasmó a los periodistas, por supuesto.

Pero estábamos escuchando no a la jurista, ni a la maestra de Derecho, ni a la litigante… Tampoco a quien instaló y logró la certificación del primer caso de un Tribunal Ciudadano -particular- para ejercer Justicia Alternativa en el Estado. Estábamos dialogando con quien busca a través del convencimiento ciudadano ser alcaldesa de Xalapa, la ciudad capital que -ha quedado más claro en estas semanas de campañas-, vive muchos, complicados y muy serios problemas.

La planilla de RSP para Xalapa es ciudadana, insistieron. Y la ausencia de “lenguaje político” en sus disertaciones, comentarios y repuestas, lo evidenciaba. Lo mismo al referirse a sus contrincantes que a la hora de explicar sus propuestas para la ciudad.

Frente a la propuesta “política” de las alianzas, de los otros 13 partidos y sus respectivos candidatos involucrados en esta elección, Itzel es una aspirante fresca, seria, formal, pero de repente, todavía incompleta, porque a diferencia de sus más fuertes adversarios que se han encargado de decirlo claramente, Itzel no dice si tiene intenciones de, o si ya intentó, el concertar para escuchar e invitar a participar a empresarios, comerciantes, constructores, inversionistas, representantes gremiales y de los diversos sectores sociales…

El juez al que se enfrenta la abogada, y quedan ya dos semanas solamente para convencerlo, es el más difícil de su carrera: el ciudadano xalapeño, el de los mil rostros, el de las carencias y las ilusiones, el que enfrenta su problemática personal y familiar en la ciudad con el índice de pobreza más alto para una capital de Estado en nuestro país.

La convivencia en Xalapa de funcionarios y burócratas; de investigadores y estudiantes; de artistas y peatones; de desempleados, sindicalizados y patrones; de cada vez más comerciantes y cada vez menos consumidores, complica el concierto social todos los días, con o sin pandemia.

La ciudad alberga a más de 600 colonias, y para atender a la población, no ya para resolver, se requiere de un conocimiento profundo de las estrategias y las estructuras, de las normas y sus vericuetos, de la negociación y la concertación, y es la política la que permite ese trajinar. No la técnica.

La sola aplicación de las leyes no es garantía de solución a los problemas, necesidades, carencias y aspiraciones de la capital, sus habitantes y visitantes.

Para involucrarse en el propósito de poner orden y brindar tranquilidad, armonía y seguridad al concierto social cotidiano, se necesita entender que es la Política la que ofrece las herramientas menos riesgosas.
Y por eso nos da gusto recibir en Acover a quienes llegan y comparten, explicando incluso el fondo y la forma, de una serie ordenada de propuestas completas, viables, formales y posibles.
Pero nos da más gusto escuchar que si los ciudadanos están dispuestos a entrarle al terreno político, lo entienden como un medio eficaz para servir, aportar, resolver, y desarrollar.

Falta menos…
Y hay quienes todavía están reorientando sus velas, frente a los vientos cambiantes del proceso electoral.
Hay quienes piensan que ya está escrito el resultado.

Otros, pensamos que todavía no.

Comparte en redes sociales: