SCRIPTA MANENT – De regalos y prohibiciones – Los pueblos Mágicos de Veracruz – Gerardo Rosales, los proyectos…

5 min read

 894 vistas

Por Luis E. Domínguez Rangel

En algunas de sus mañaneras, y en reiteradas ocasiones en diversos foros, el Presidente López Obrador dejó en claro una instrucción a sus familiares: no recibir regalos. Se los prohibió. Pero es claro que tampoco en esto le hicieron caso, y en la visita a Veracruz y a la celebración del aniversario de la Marina, su esposa llegó luciendo un espléndido vestido, que minutos después se supo que había sido un regalo de Leticia López, la alcaldesa de Córdoba.

Lo anterior, en realidad a mí me vale sombrilla, pero la discusión en las redes sociales me llama la atención. Y ante la andanada de críticas y chismes a la doctora Gutiérrez Muller por asistir a un evento oficial que conmemoraba la creación de la Marina Nacional portando el vestido de la mujer cordobesa, la propia Leticia López salió al quite y agradeció en su muro de Facebook a la esposa del presidente, pero aclarando que ella no le regaló el vestido, sino que fue un presente que “con cariño respeto y admiración le obsequiamos los ciudadanos de nuestra bella y amada Córdoba”.

Así que no se lo regaló ella, se lo regalaron todos los ciudadanos cordobeses. Y por eso en el informe de gastos de octubre que tendrá que aprobar el Cabildo habrá de aparecer el concepto –regalo- y el monto -$-. Habrá que ver, entonces, si en el Presupuesto del 2021 se incluyó un rubro para regalos a esposas de funcionarios federales… Las dos prohibiciones están vigentes, la de usar recursos públicos para hacer obsequios, y la de AMLO a sus familiares, de recibir regalos. En fin.

En el Día Nacional de los Pueblos Mágicos, 5 de octubre, el único Turismólogo que conozco, y el mejor de todos, mi amigo Tito Barquín, nos recuerda que fue en 2001 que el municipio de Huasca de Ocampo, en Hidalgo, recibió el primer reconocimiento por parte de la Secretaría de Turismo. A la fecha ya son 132 los pueblos mágicos en la República, y todavía son 6 en Veracruz: Coatepec, Coscomatepec, Papantla, Xico, Zozocolco y Orizaba.

El reconocimiento de Pueblo Mágico se logra a través de una convocatoria anual, que la Sectur realiza, y en donde se establecen los lineamientos y requisitos que las poblaciones que aspiran a recursos federales adicionales para fomentar el Turismo y el Desarrollo deben cumplir. El tener al cien por ciento los servicios básicos municipales, es de los primeros, además de que se deberán enfocar estudios, esfuerzos, presupuestos y trabajo en rescatar y mostrar lo mejor posible las tradiciones, la gastronomía local, tradiciones, leyendas y otros “atributos simbólicos”.

Por supuesto, el contar con medios, lugares, eventos y personal capacitado para atender al turista, es fundamental. No es gratuito, pues, el nombramiento, y lograrlo es todo un triunfo y el premio es extraordinario, pues la población mágica entra a un proceso de promoción de carácter nacional e internacional importante. La competencia es fuerte, pues hay cientos de lugares que podrían convertirse en pueblos mágicos.

Eso lo entendió desde hace años el gobierno municipal de Orizaba, que dedicó lo necesario para primero participar, y luego obtener en 27 de septiembre de 2005 el reconocimiento de Pueblo Mágico. A partir de entonces Orizaba consolidó su propuesta turística y se dedicó no sólo a conservarla y mantenerla, sino en crecerla y exponerla. Así, ahora la ciudad preside a través de su gobierno municipal la mesa de trabajo de los 132 Pueblos, y tiene un lugar preponderante en los foros turísticos del país. No en balde la visita del propio Secretario de Turismo a Orizaba este año, a inaugurar uno de los museos más recientes.

Bien por Orizaba, y ojalá haya más pueblos mágicos en el futuro inmediato de los municipios veracruzanos… Por lo pronto, los seis que ya subsisten deben entender que el nombramiento no es “vitalicio”. Se puede perder si no se cuida que el pueblo mantenga las características y servicios que lo llevaron a ser “mágico”.

 —

Ya en octubre, y las y los presidentes municipales electos deben estar ocupados en terminar de organizar su agenda para construir lo mismo el proyecto que el equipo con el que iniciarán sus respectivas administraciones. La mayoría de los electos tuvieron también los primeros talleres, cursos y seminarios de capacitación respecto de lo que enfrentarán desde el punto de vista administrativo y normativo.

En Fortín, sin embargo, la actividad del presidente municipal electo Gerardo Rosales fue más intensa. Durante semanas dejó de lado las cuestiones administrativas y demás parafernalia de la grilla intensa y los acercamientos por lograr una posición o un cargo, y con un equipo mínimo pero eficiente, se dedicó a armar un paquete de obras y servicios, con los correspondientes proyectos formales, buscando por las vías adecuadas que éstas pudieran ser parte del Presupuesto 2022 del gobierno estatal.

Así, sin desperdiciar ni tiempo ni energía, están ya algunos proyectos de vialidad, movilidad, atención en rubros de salud y educación, pero también de desarrollo turístico, muy importantes. Ojalá sea chicle y pegue, y sus relaciones y demás sean suficientes para que estos proyectos tengan cabida en el Presupuesto y se logren, pues mucha falta hace en Fortín que desde el primer día del nuevo gobierno se dedique tiempo, esfuerzo y recursos a resolver graves problemas que no tienen nada satisfecha a la población.

Y los electos habrán de trabajar también en “desfacer entuertos” y corregir, pues hay municipios en los que en las últimas semanas de las actuales administraciones, se están negociando, autorizando y otorgando permisos de construcción de nuevos fraccionamientos, de ampliaciones, etcétera, que únicamente perjudican el futuro inmediato de la población. Sin agua para cubrir adecuadamente los requerimientos actuales, y con más fraccionamientos… el futuro inmediato es preocupante.

Comparte en redes sociales: