SCRIPTA MANENT – ¿Qué rayos es eso de “La escoba de oro”?

4 min read

 2,269 vistas

La limpia pública ya no debe ser un problema. El caso Orizaba, ejemplo nacional.

Luis E. Dominguez R.

Fotografía: Bulmaro Bazaldúa

El letrero lo traen los camiones de Limpia Pública, y dice: “Orizaba, la ciudad más limpia de México”.

El trofeo, está en el recinto del Cabildo, en palacio municipal. Y de hecho son dos. Uno de plata y otro de oro.

La Escoba de Plata se las dieron en España, y Orizaba la ganó el año pasado por la implementación de su sistema de separación de basura en casa, y porque los orizabeños pueden “vender” la basura reciclable al Ayuntamiento.

Papel, cartón, cristal, pet, etcétera, es dinero para las familias, y les pagan con vales que sirven para pagar el impuesto predial, que significa unos 800 pesos al año. Si juntan más “dinero en vales”, lo pueden cambiar por material escolar, despensa… Así que la basura en cada casa, en cada vivienda, oficina y negocio, es importante.

La Escoba de Oro la ganó la ciudad este año por la limpieza de sus calles, y habría que decir que el 100 por ciento de las calles de la ciudad están pavimentadas, y tienen guarniciones, banquetas y señalamientos impecables. No hay en todo el municipio una calle de tierra o piedras, y no hay un solo bache.

El esmero en la limpieza es tal, que si usted encuentra un anuncio o papel pegado en un poste, y lo denuncia, el Ayuntamiento lo premia con un boleto gratis para el Teleférico, uno de los principales atractivos de este Pueblo Mágico.

A cada vivienda, comercio, etc., el camión de la basura pasa al menos cinco días a la semana. Pero lunes, miércoles y viernes recoge basura orgánica, mientras que el martes y el jueves recibe basura inorgánica. Todos los habitantes ya actúan en consecuencia de este sistema.

Los niños son quienes supervisan e impulsan este tema. En la escuela aprenden y comprenden la importancia de un hogar y una ciudad limpia, y están atentos a que los adultos hagan lo que se debe hacer con la basura. Ya es una cultura de limpieza y aprovechamiento de la basura lo que ha permeado en los habitantes del municipio de Orizaba.

En el municipio ya no hay tiraderos a cielo abierto, no existen los basureros municipales. No hay tampoco rellenos “sanitarios”… Lo que hay es una Planta de Transferencia de Basura, que el gobierno de Orizaba instaló en otro municipio, Huiloapan, y que tiene entre sus equipos e instalaciones una máquina trituradora que compraron en Europa.

Los basureros que sí tenía Orizaba hace años, todos, ahora son parques temáticos. Uno se llama “De las sonrisas”, y ahí los niños pueden andar en bicicleta o triciclo en unas callecitas impecables, con sus propios semáforos y señalización, y al pasear y divertirse aprenden sobre vialidad urbana y a ceder el paso al peatón, mientras recorren una pista que pasa por juegos infantiles que representan el hospital, el palacio, el hotel, etcétera…

Otro basurero se convirtió en el Parque de los Dinosaurios. Y mientras subes y bajas por los pasillos de un jardín impecable, encuentras a estos gigantescos animales a los que solo les falta gruñir y comer. Y así, son varios jardines los que la población disfruta. Lo mismo los habitantes que por supuesto los visitantes.

Recorriendo la ciudad, encuentras lo que todos sabíamos que era un tiradero inmenso asqueroso y maloliente: El Río Orizaba, hoy convertido en un paseo fenomenal en el que mientras caminas vas encontrando más de 40 especies animales como leones, hipopótamos, monos, y muchos más, todo esto mientras recorres la rivera impecable en su infraestructura y disfrutas el agua cristalina.

Pero volvamos a la Planta de Transferencia de Basura.
Ahí llega todos los días la basura de Orizaba, se procesa y se tritura, y entonces se manda a diversos destinos en donde se utiliza como composta una y como combustible la otra… Eso genera incluso ingresos, pues hay quienes pagan por este desperdicio ya procesado y triturado.

Entonces, de cada tonelada de basura que la ciudad genera, solo unos cuantos cientos de kilos se envían a enterrar… A otro municipio. La gran mayoría se aprovecha, sin contaminar el ambiente, sin ensuciar la ciudad…

Juan Manuel Diez, Hugo Chaín e Igor Rojí, empresarios e integrantes del Grupo Orizaba, han sido los alcaldes que finalmente dieron idea, origen, desarrollo e implementación a todo este tema, que tiene a Orizaba convertida en la ciudad más limpia, no del estado de Veracruz, sino de México.

¿Se puede? ¡Claro que se puede!
En las últimas semanas, más de 200 alcaldes electos han venido a Orizaba a platicar con Juan Manuel Diez, a recorrer la ciudad con Igor Rojí, a ver qué, cómo, cuánto y para qué hay que hacer las cosas.

Y desde Baja California hasta Quintana Roo, los alcaldes que han venido, de todos los partidos políticos, se llevan el ejemplo de que cuando se quiere a su ciudad, cuando se entiende el compromiso de ser elegido y pagado por los ciudadanos, entonces se pueden resolver problemas tan graves y grandes como el tener una ciudad limpia y una basura que no contamine el ambiente y el suelo del planeta.

¿Qué sigue? Pues nos comentó Igor Rojí a los periodistas del Grupo de los Diez que visitamos la Pluviosilla hace unos días, que hay un premio y un reconocimiento más importante: la Escoba de Platino, y seguramente Juan Manuel Diez, que será nuevamente alcalde de Orizaba a partir del 1 de enero del 2020, irá por ella a Madrid el año que entra.

No tenemos ninguna duda.

Comparte en redes sociales: